Copos de nieve: ciencia y leyenda

“Un copo de nieve nunca cae en el lugar equivocado”; o lo que es lo mismo “nada sucede de manera fortuita”

¿De que están hechos esos copos de nieve que tanto nos apasionan? ¿Qué es lo que hace que sea tan hipnótico?

Esto no solo nos pasa a nosotros, la mayoría de culturas han sentido una gran atracción por los copos de nieve. Su belleza, sus siluetas y su misterioso proceso de formación los han hecho objeto de leyenda, símbolos de pureza y protagonistas de proverbios en distintas culturas y filosofías.

La ciencia nos dice que los copos de nieve se forman en la atmósfera cuando las gotas de agua fría se congelan en las partículas de polvo. Dependiendo de su recorrido dentro de la nube, la temperatura y la humedad del aire donde se forman, los cristales de hielo resultantes crecerán en una infinidad de formas diferentes. Se dice que todos son distintos, esto se debe a que cada copo recorre entre el momento de su formación y la llegada al suelo, una serie de condiciones atmosféricas distintas a las de sus hermanos.

Wilson Bentley (1865 – 1931) fue la primera persona en capturar fotografías de los copos de nieve mediante el uso de un microscopio conectado a una cámara. Su colección de 5.000 imágenes de copos de nieve introdujo a mucha gente a la asombrosa diversidad de cristales de nieve.

Posteriormente, en 1951, los científicos de ahora denominada Asociación Internacional de Ciencias de la Crosfera (IACS) idearon un sistema de clasificación que caracterizaba a los copos de nieve en diez formas básicas. Esta clasificación incluye desde los cristales estelares con los que la mayoría estamos familiarizados a formas realmente extrañas de copos de nieve, como columnas con tapa. Este sistema de clasificación de la IACS está en uso aún hoy en día, aunque también existen otros sistemas de clasificación más complejos.

Kenneth Libbrecht, profesor de Física en el Instituto de Tecnología de California, ha realizado amplias observaciones de cómo las moléculas de agua se incorporan a los cristales de nieve. En su investigación, ha observado que los patrones de copos de nieve más intrincados se forman cuando hay humedad en el aire. Los copos de nieve producidos en condiciones más secas tienden a tener formas más simples.

La temperatura también tiene un gran efecto en la formación de un copo de nieve según la investigación de Libbrecht. Los copos de nieve formados a temperaturas inferiores a -22 grados Celsius (7,6 grados Fahrenheit) consisten principalmente en placas y columnas de cristal simples, mientras que los copos de nieve con amplios patrones de ramificación se forman a temperaturas más cálidas.

Todo esto en cuanto a la ciencia, ¿y en cuanto a la cultura?

Se dice que ningún copo de nieve es igual a otro. Este supuesto nunca ha sido científicamente comprobado, pero se trata de una expresión de la cualidad irrepetible que nos define como humanos, es simple, no existe una persona, una cosa o una circunstancia idéntica a otra.
La filosofía zen, dejando atrás las explicaciones científicas, encuentra en los copos de nieve un símbolo de la perfección de la vida y los sucesos que la conforman. Incluso podemos encontrar un proverbio Zen que afirma:

“Un copo de nieve nunca cae en el lugar equivocado”; o lo que es lo mismo “nada sucede de manera fortuita”

Este precepto ilustra uno de los principios fundamentales de la filosofía budista y taoísta: todo es perfecto —en la naturaleza y en la vida no hay bien o mal, correcto o incorrecto, sólo perfección—. La coincidencia, entonces, resulta inexistente, tanto en la naturaleza como en la vida.

De alguna manera, ofrece una reconfortante visión (tan reconfortante como ver la nieve caer) de nuestra vida y sus designios.

Winter Park Express, el único tren en EU que te lleva a esquiar
Cultura de nieve: la nieve me da vida

Entradas relacionadas

No results found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú