fbpx

12 Consejos para tu primer día en la nieve

Llega el invierno, las temperaturas descienden y los adictos a la nieve empezamos a ponernos nerviosos ante la llegada de la nueva temporada. Y siempre, siempre, queremos llevar a algún amigo para que se inicie en este deporte que nos apasiona. Afortunadamente (desgraciadamente para los amigos) solemos conseguir nuestro objetivo con algún incauto que no sabe lo que le espera.

Y vienen todo emocionados a su primer día de esqui/snowboard…

Bueno, pues si sois uno de esos incautos, aquí os dejamos estos 12 consejos para vuestro primer día en la nieve que a mi me hubiera gustado escuchar antes de mi bautismo blanco.

  • LLEGA A LAS PISTAS BIEN EQUIPADO
    Es posible que ya sepas lo qué necesitas, pero acude a algún lugar especializado donde te aconsejen sobre los esquís, botas, bastones, ropa y guantes más aconsejables para ti. Está bien guiarse por la moda o los gustos estéticos, pero lo que más te conviene siempre lo sabrá mejor un experto. No es necesario que compres todo el equipo, es la primera vez y si te engancha este deporte (que estamos seguros que si) ya tendrás tiempo de comprar más cosas en próximas temporadas. Así también ajustarás mejor el presupuesto. Compra lo necesario, pero no te excedas.
  • NO TENGAS MIEDO A LAS CAIDAS
    Te vas a caer, eso tenlo claro… y mucho. Si al principio te sientes torpe, no te preocupes, absolutamente todos los que hemos empezado en estos deportes nos hemos sentido igual. Debes ir concienciado de que te vas a caer, pero no pasa nada por eso. Tampoco creas que los primeros días vas a ir super rápido y alcanzar grandes velocidades, lo normal es que pases la mayor parte del tiempo en el suelo. Pero eso tiene fácil solución… levantarse y seguir. Poco a poco comprobarás que vas teniendo más equilibrio y a manejarte con mayor soltura. En pocos días ya verás lo que se evoluciona. Yo siempre recomiendo mínimo 3 días de esquí/snowboard para aprender. El primero lo pasarás en el suelo y creerás que no has aprendido nada. El segundo te costará moverte por las agujetas del día anterior. Y el tercero te darás cuenta de todo lo que ha aprendido… y es mucho. Así estarás esperando el siguiente viaje con más ganas.

  • PONTE EN FORMA ANTES DEL VIAJE
    Los deportes de nieve son bastante exigentes, así que lo recomendable es llegar al viaje con una cierta forma física. Aprovecha la pretemporada o un par de meses antes del viaje para empezar o retomar el ejercicio. Te aseguro que te vendrá genial. Puedes salir a correr, nadar, montar en bici… lo que más te guste. Y una vez en las pistas no olvides que es fundamental calentar y estirar unos minutos antes de iniciar la jornada, de esta forma evitaras lesiones que te estropeen el viaje.
  • NO TE EMOCIONES, TODO PASO A PASO
    No corras con los colores. Aunque tengas amigos que te digan que bajes con ellos por un sitio facilito… no les hagas caso. Lo primero la zona de principiantes, es decir, las pistas verdes. Ya tendrás tiempo de conocer otras pistas, azules, rojas y negras, cuando vayas teniendo el nivel adecuado, pero ahora, verdes.
  • NO AJUSTES DEMASIADO LOS GANCHOS DE TUS BOTAS
    Seguramente te hayan dicho ya que las botas hay que llevarlas muy ajustadas, que realmente es la bota la que transmite el movimiento a los esquís y cuanto más apretado, mejor. Pues si, eso es cierto, pero para deslizarte por una pista verde con muy poca inclinación, te aseguro que no hace falta cortarte la circulación de la pierna. De momento y para empezar, ajustadas, pero sin pasarse. Poco a poco te iras dando cuenta que necesitas ir apretándolas más. No hay problema, según transcurra el día lo puedes ir haciendo.
  • DISFRUTA. ES LA BASE DE TODO
    Al principio no será fácil y te preguntarás en que momento te decidiste ir a un sitio con tanto frío a caerte todo el día y tener el culo mojado. Pero eso pasará y por tanto es mejor no agobiarse. Disfruta de todo, la experiencia, el viaje, la compañía, los paisajes, la montaña, todo.

  • CONFÍA EN TUS POSIBILIDADES
    Esta es otra de las claves del éxito, si vas pensando que te vas a caer…. adivina: te caerás. Por tanto, mente positiva y como hemos dicho antes, disfruta.
  • EL PODER DE LA CUÑA
    La cuña es lo primero que te enseñarán cuando te pongas los esquís (si es que te decides por esquiar). Pronto querrás deshacerte de ella por el paralelo pero la cuña es fundamental, te ayuda a frenar y a evitar muuuuchas situaciones comprometidas, así que apréndela bien y te ahorraras muchos golpes.

  • CUIDADITO CON EL HIELO
    Hay muchos días que el tiempo no acompaña y puede que aparezcan las tan temidas placas de hielo. Si no tienes mucha experiencia es posible que nos las detectes y pases por encima… peligro. Te resbalarás, aumentará la velocidad y perderás el equilibrio. Lo peor es que si te caes, no será tan blandito como la nieve. Y ya sabes… la cuña.
  • LA MIRADA SIEMPRE HACIA EL FRENTE
    No mires a los pies, sino hacia el frente, es fundamental para anticipar movimientos de lo que sucede en la pista delante de ti.
  • EL SUELO: ESE MAGNÍFICO ALIADO
    Evidentemente no es ni la primera ni la mejor opción, pero si ves que la cosa se pone complicada, el suelo es mejor que una vaya, un árbol o salirte de la pista. Así que valóralo.
  • EL SOL QUEMA, Y MUCHO
    Los rayos del sol en lo alto de la montaña y su reflejo en la nieve pueden provocar quemaduras en la piel, por lo que no te olvides darte crema solar para protegerte y llevar gafas de sol, aunque sea un día nublado son fundamentales.

Ahora si, con estos 12 consejos, ya estás más que preparado para superar con nota tu primer día en la nieve. Aunque has de saber, que de alguna que otra caída no te vas a librar.

Cómo elegir esquís… y entenderlos
Eterna decision, snowboard o esqui
Snowboard o esqui, la gran pregunta

Entradas relacionadas

No results found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

 

Menú